sofás

Cómo colocar dos sofás en un salón

dos sofás en salón

Dependiendo de las dimensiones de nuestro salón o cuarto de estar podremos tener una idea aproximada de las diferentes combinaciones que nuestros sofás nos permitirán hacer. También elementos como la televisión, si tenemos mesa de centro o si preferimos añadir otros asientos como butacas, un sofá o unos divertidos pufs determinarán que una distribución sea más atractiva que el resto. Veamos cómo podemos jugar con el espacio para colocar dos sofás en el salón.

 

Uno enfrente de otro

Esta distribución es perfecta si lo que queremos es fomentar la comunicación y el sentido de reunión. Para potenciar este efecto, si colocamos entremedias una mesa de centro, nos ayudará para dejar cualquier bandeja por ejemplo, con aperitivos. En esta colocación tenemos que considerar que uno de los laterales de los sofás quede libre para el acceso y en el otro podemos colocar unas butacas o si tenemos una chimenea, poner una alfombra que sirva como unión con la zona de los sofás. También puede ser una buena opción si nuestra cocina es abierta, ya que el sofá que esté más cercano a ella, servirá de barrera para diferenciar ambos ambientes.

 

Siguiendo una forma en L

Esta opción es perfecta si tenemos televisión, ya que uno de los sofás tendrá el aparato enfrente y el otro podrá seguir lo que ocurre en la pantalla si está tumbado. Esta disposición es acertada si lo que buscamos es la comodidad y además disponemos de un sofá cuyos pies son extraíbles y lo colocamos delante del aparador para la tele. En medio también podemos colocar una mesa de centro o dos si preferimos una combinación más original que destaque de esta distribución tan clásica. La esquina que resulta de la L es perfecta para una mesa en donde dejar cosas, además de una lámpara que nos alumbre si por ejemplo queremos leer.

Si no tenemos mucho espacio en nuestro salón, los sofás de esquina estilo chaiselongue nos darán el mismo juego que la disposición en L pero ahorraremos en espacio e incluso podemos prescindir de la mesa y colocar uno de los muchos complementos que convierten el reposabrazos o la parte similar a un diván en una superficie estable para dejar bebidas.

 

Sea cual sea la combinación que mejor se adapta a nuestro espacio y gusto, recuerda que otros elementos como los tapizados, espejos, plantas y cojines nos ayudarán a crear el ambiente que buscamos.